Trail Hero

HOKA ONE ONE Speedgoat: El lobo con piel de cabra

Anuncios

Hoy os traemos un modelo de HOKA ONE ONE que ha generado mucho revuelo desde que llegó al mercado: las Speedgoat. Son la respuesta de la marca a su fama de crear zapatillas con escasa estabilidad, con poco agarre y, por supuesto, con mucha amortiguación.

Debido a esta mala fama en terrenos técnicos, la gente de HOKA ONE ONE le pidió ayuda al famoso ultrarunner Karl Meltzer (de Sandy, Utah), apodado como Speedgoat Karl (algo así como Karl la cabra veloz), que les ayudó a diseñar este modelo para conquistar esos terrenos, sin perder su principal característica de enorme y maximalista amortiguación.

Por tanto, las Speedgoat llegan con la intención de seguir siendo imbatibles en amortiguación pero además capaces de agarrarse a todo con su suela Vibram. Pero no tenemos intención de ponérselo fácil…, ¿cumplirán lo que dicen? Vamos a verlo!

En Trail Hero ya probamos las Mafate Speed, que nos dejaron un sabor agridulce y con las que pudimos ver que al igual que su gran punto es la amortiguación extrema, sus puntos flacos no eran pocos ya que fallaban en durabilidad, comodidad y sobre todo en estabilidad.

Los chicos de HOKA, compañía que fue creada por dos franceses que trabajaron en Salomon en 2010 y que ahora pertenecen a la empresa Californiana (que además gestiona otras marcas de calzado como UGG), han puesto todo su empeño en conseguir que podamos correr con las Speedgoat por terrenos técnicos sin dejar de sentir que flotamos por el aire (que es la traducción literal del Maorí de la palabra HOKA).

El aspecto es muy atractivo y parecen más bajas que el resto de sus hermanas. A simple vista vemos que la rejilla es algo más dura de lo habitual y que a su vez podemos ver el interior de la zapatilla a través de ellas. Los tacos de la suela Vibram tienen muy buena pinta y por dentro el acolchado te llama a meter con confianza. No hay excusas; nos las ponemos y nos lanzamos a hacer kilómetros.

Suela y mediasuela: La principal novedad es la suela de 4mm de la casa Vibram que han incorporado y que no cubre la superficie completa, si no que consiste en tres grandes zonas selladas sobre la media suela con dos tipos de taco. Por un lado, tenemos los clásicos tacos de HOKA con la forma de la silueta de ave de su logotipo con orientación opuesta en la parte delantera y trasera; por otro lado, tenemos pequeños tacos en forma de rombo en la puntera y en la zona central para ganar tracción en zonas que suelen tocar el terreno de forma más irregular y a la vez para que no colapse de barro al estar más distanciados.

Sobre esta suela, la media suela de EVA inyectada nos da la friolera de 33mm en el talón y 28mm delante (por lo que tenemos un DROP de 5mm) absorbiendo todo lo que pisemos y haciendo que no notemos nada. Se trata de una reducción de altura de 2mm detrás y 3mm delante respecto de las Mafate Speed que puede parecer poco pero que se nota a la hora de ganar algo de estabilidad. No es que estas SpeedGoat sean excesivamente estables, pero ganan un punto respecto a sus hermanas debido a estos milímetros de menos y a una capa que tiene sobre la media suela con una densidad mayor y que nos aporta algo más de estabilidad.

En resumen, hemos apreciado un buen agarre que desaparece más rápido de lo que debería. Al principio es algo espectacular, pero en unos 200km dejan de hacer efecto en roca mojada y en 100km más se vuelven resbaladizas. Respecto a la media suela sigue pareciéndonos cómoda para ultras pisteros, pero si vas a correr en terrenos técnicos vas a tener que ir con mucho cuidado para mantener la integridad de tus tobillos.

Upper: Fundamentalmente se compone de una rejilla de nylon bastante resistente (en principio) sobre la que se intercalan tiras plásticas termoselladas que van desde el ojal del cordón hasta la media suela y que le confieren más protección. Además se cruzan con una tira de termosellado que cubre unos 3cm desde la media suela rodeando toda la zapatilla.

El resultado es bastante bueno en cuanto a ventilación: la rejilla hace que el aire entre y refrigere el pie perfectamente. Lo malo es que si corremos por hierba húmeda, zonas embarradas o charcos vas a llevar el pie frío y mojado todo el camino. Por otro lado, la rejilla no nos protege contra ramas, zarzas y rocas todo lo que nos gustaría. Y para rematar, se vuelve a cumplir la ecuación de siempre: “termosellados + rejillas = raja en el upper”. Esto lo hemos visto en las Cascadia, en las LonePeak2.5, y en otras tantas pero parece que los fabricantes no aprenden.

La puntera está muy reforzada pero sin llegar al punto de las Salomon típicas. Estos refuerzos están hechos de material sintético y se acompañan de un refuerzo extra de acolchado por dentro de forma que protege bastante bien de piedras. ¡Pero ojo! Protege a la zapatilla. Si le das un punterazo a la piedra lo vas a notar mucho 😉

Cordaje y lengüeta: Es un cordaje clásico, nada raro y nada nuevo. El sistema aguanta la tensión y se reparte de forma uniforme sujetando bien el pie. La lengüeta está hecha de un material sintético imitando a piel vuelta hasta la zona donde anudan los cordones y resulta bastante fina. Sin embargo por dentro tiene el acolchado adecuado. Todo correcto en este aspecto.

Comodidad: Desde que nos las calzamos, esa amortiguación, el acolchado en la zona del talón y tobillo y el ancho en la zona de los metatarsos hacen de esta Speedgoat una zapatilla comodísima. Durante la carrera esta sensación se mantiene intacta, aunque siempre acompañada de una sensación de baja estabilidad. Si vas a hacer muchos kilómetros (y posiblemente hasta que leas el apartado siguiente) pueden ser una buena opción. 

La ligereza de este par también las hace cómodas, porque aunque parecen enormes y pesadas sólo pesan 275gr, lo que las hace idóneas para ultras.

Durabilidad: Y aquí es donde nos empieza a doler el dinero que nos hemos gastado en esta zapatilla. Sí, es cómoda, es atractiva y tiene buen agarre, pero el upper es excesivamente delicado. Tras unos 230km ya teníamos algunos rotos en el upper y con 100km más el upper comenzó a rajarse en las zonas que tocan con el termosellado. No es un fallo exclusivo del material utilizado, si no también de esa manía de mezclar termosellados y rejillas. Además hemos detectado cortes con una profundidad excesiva en sus suelas, que será sin duda debido a lo blando que es el material pero que aunque no pierda funcionalidad, asusta un poco.

Precio: 140€ en la web de HOKA y las tienes disponibles en cuatro colores. Recuerda pedirte un número más del que uses en tu calzado normal.

El test: Hemos hecho más de 350km con ellas. Ha sido un modelo que nos ha gustado desde el principio y que nos dejó impresionados por su agarre cuando la suela está “fresca”, pero desgraciadamente va perdiendo eficiencia con el paso de los kilómetros (como es normal, por otra parte) y los tacos comienzan a resbalar demasiado cuando pasas de los 200, cifra a partir de la cual las sensaciones cambian por completo. En cuanto a la amortiguación, cuando llevas muchos kilómetros en carrera se hace un poco agobiante, pero sigue siendo cómoda. Lo que no nos parece de recibo es pagar esos 140€ y que en 2-3 carreras te quedes sin upper (si no te tuerces el tobillo antes).

En resumen, nos ha parecido una zapatilla que por su altura te hará aprender a correr de otra forma con ellas. Seguramente bajes más lento en terrenos técnicos y las notes raras al principio en las subidas muy inclinadas, pero cuando se trate de correr por pista llaneando puedes lanzarte con todo. Eso sí, lo malo es dejarte 140€ y que, como pasaba con las Ultra Raptor, puedes perder el upper a la vuelta de cualquier roca.

Rating: 7,8

Anuncios