Raidlight Lazerdry: la riñonera de la línea Responsiv

¿Cuántas veces hemos dudado antes de una carrera o entrenamiento sobre qué sistema de hidratación llevar? Si hablamos de distancias entorno a media maratón, seguramente no queramos llevar la mochila pero tampoco queramos salir sin nada de agua, geles, barritas, etc…

Poniendo solución a este problema, ha caído en nuestras manos el producto más “top” de la gama de portabidones de Raidlight: el cinturón LazerDry. No es el primer cinturón de características similares que probamos, pero sí es uno de los que mejor pinta tienen. ¿Quieres venir a probarlo con nosotros?

Se trata de el cinturón fabricado completamente en Francia, que aprovecha la tecnología R Dry usada ya en sus mochilas Responsiv para convertirlo en un accesorio extremadamente ligero y súper resistente.

Lazerdry-25

Sólo con tenerlo en nuestras manos ya nos sorprende porque resulta extremadamente ligero. Tuvimos la misma sensación cuando probamos la mochila Raidlight Responisv 8L; no es extraño, ya que comparten materiales y filosofía. Nos encanta la elasticidad del tejido pero nos preguntamos si tanta ligereza soportará nuestro test en diferentes condiciones y zonas. ¿Podremos acabar con ella?

Peso y capacidad: Estamos hablando de un auténtico peso pluma con tan solo 80 gramos en vacío. Incluye dos minibotellines semirígidos de 200ml cada uno que se alojan en sendos compartimientos laterales que nos proporcionan un fácil acceso en carrera. Al ser semirígidos y gracias al tejido elástico no se mueven ni llenos ni vacíos. Entre los dos botellines estamos hablando de menos de medio litro de líquido, una cantidad un poco justa para salidas que se alarguen más allá de los 20 kilómetros o bien para una maratón con avituallamientos bien localizados.

Cuenta con una bolsillo central de amplia capacidad que incluso nos ha permitido guardar a la vez el móvil y un chubasquero de membrana de los que exigen en el material obligatorio, por lo que cualquier cortavientos quedará perfectamente alojado en él. El material elástico en el que está fabricado nos da bastante flexibilidad (nunca mejor dicho) a la hora de almacenar diferentes materiales.

Lateralmente dispone de otros dos pequeños bolsillos donde se pueden guardar geles y barritas. Son de abertura lateral y sin goma, por lo que recomendamos no poner nada que no queramos perder, como por ejemplo las llaves del coche.

Accesibilidad: De la misma manera que sucedía en la mochila Raidlight Responisv 8L, carece de cremalleras, por lo que tenemos acceso directo a los compartimientos y a los botellines. Echamos de menos que al menos uno de los bolsillos tuviera cremallera para guardar unas llaves con seguridad, pero también es verdad que nunca hemos perdido nada con este sistema de cierres elásticos.

Comodidad: El ajuste general nos ha parecido de sobresaliente. El cierre delantero de click nos ha parecido muy satisfactorio, ajustándose perfectamente gracias a las cintas elásticas, pero la sorpresa viene de la mano de esos cierres micrométricos de los laterales, que ya habíamos probado con anterioridad en la Responisv 8L y que ciñen el contorno a la perfección.

También encontramos similitudes con la mochila en la sensación de confort del tejido de rejilla 3D, que se adapta perfectamente a nuestra espalda y que transpira de forma considerable.

Precio: Sin duda puede ser el gran “problema”, ya que hablamos de una riñonera de 70€ según la web de Raidlight. Ojo! no decimos que no los valga, ya que encontrar un accesorio de este tipo que realmente cubra nuestras necesidades no es tarea fácil, pero no deja de ser un precio que asusta un poco si tenemos en cuenta que tenemos alternativas de categoría inferior por la mitad de precio. Pero ya sabéis cómo funciona esto… el incremento de calidad, confort y diseño, generalmente se termina pagando.

El test: Después de más de 300 kilómetros, saltos, bajadas técnicas, subidas con técnica de caminar, senderos rapidísimos con mucha vegetación y un largo etcétera, ha habido una sensación que se ha repetido con bastante frecuencia; y es que llega a ser tan cómoda y tan estable que en más de una ocasión hemos llegado a creer que la habíamos perdido al no notar nada en nuestra espalda. Pero no…, allí seguía ajustada exactamente igual que desde el primer minuto. Esto se traduce en cerro rozaduras, y en una sensación de libertad enorme. Incluso después de vaciar las botellas y de sacar el chubasquero, esta riñonera sigue en su sitio como si se tratase de nuestra segunda piel.

img_6663

Hubo pruebas con lluvia y pudimos comprobar que el tejido R Dry seca de inmediato. Además, el tejido es supertranspirable y no nos ha dejado la espalda mojada al quitarnos la riñonera.

Tampoco se aprecian rasguños, deshilachados o roturas, y eso que la hemos lavado unas cuantas veces. No parece que haya perdido su comodidad ni su elasticidad y los cierres laterales siguen funcionando perfectamente.

Un último detalle, para aquellos más rápidos que la quieran usar en carreras largas, esta riñonera incorpora un silbato que nos puede ayudar en momentos difíciles y de paso cubre con otro requisito del material obligatorio de las carreras.

En resumen, nos ha parecido un producto que no flojea prácticamente en ningún aspecto, extremadamente cómodo y que ha demostrado buen aguante en el medio y largo plazo. Si te mueves en distancias entorno a media maratón y te gusta correr sin mochila, pero no quieres renunciar a llevar lo básico, esta riñonera te encantará.

Rating: 8,1

  • Peso: 9
  • Capacidad: 7,5
  • Accesibilidad: 8
  • Comodidad: 10
  • Durabilidad: 8
  • Precio: 6
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s