Inov8 Roclite 290: voladoras con agarre para tus medias distancias

Hemos probado las Roclite 290, uno de los pesos ligeros de Inov8 que promete gran versatilidad para cualquier tipo de terreno que podamos encontrar en la montaña. Con solo 290 gramos y una amortiguación mínima parece que se trata de unas zapatillas pensadas para batir registros.

Roclite290-09

La marca inglesa presume de una década fabricando y evolucionando zapatillas de montaña bajo la denominación Roclite, así como de los campeonatos y las figuras que las han lucido en sus pies. Pero esto no siempre es una garantía y por eso nos las hemos calzado y hemos salido a meterles kilómetros verticales. ¡Síguenos si puedes!

Abrimos la caja y nos sentimos un poco desconcertados… ¿habíamos pedido unas zapatillas para asfalto? Después le echamos un ojo a la suela, descubrimos su prominentes tacos hexagonales y todo vuelve a tener sentido. Y es que las nuevas Roclite de Inov8 llaman la atención porque tienen un upper muy similar a lo que estamos acostumbrados a ver en zapatillas de asfalto. Ya empezamos a intuir que sirven para correr; y mucho.

Tampoco parece que tengan demasiada amortiguación y el drop se limita a solo 4mm. Ya no hay duda de que tenemos ante nosotros  una zapatilla voladora.

Roclite290-01

Ahora ya sabemos hacia qué tipo de cliente están enfocadas: corredores ligeros que buscan velocidad en la montaña por terrenos rápidos. ¿Pero qué sucederá cuando pasemos a las zonas técnicas? Para salir de dudas, vamos a probarlas en roca, barro y un poco de terreno mojado… a ver qué pasa.

Suela y media suela: Se trata de una suela de aproximadamente 17,5mm en talón, con poca amortiguación y que cuenta con tacos multidireccionales en forma de hexágono de unos 6mm de grosor, que se reparten por toda la zapatilla con un espaciado considerable. Está fabricada en lo que los chicos de Inov8 llaman el Tri-C, que nos ha demostrado una gran durabilidad y un buen agarre en la mayoría de superficies.

Para ayudar a la adaptación y posición de la pisada, la suela incluye el Meta-Flex, una zona libre de tacos que permite flexionar de metatarso hacia adelante. También cuentan con la segunda generación del Meta-Shank que aporta una mayor protección de esta zona contra las rocas, pero la verdad que no estamos seguros de si funciona bien o no, porque son unas zapatillas con las que notarás cada piedra que se cruce en tu camino.

La media suela está compuesta de dos piezas Powerflow, material diseñado para absorber los impactos retornándolos en forma de energía (ya sabéis… cada marca utiliza sus propios materiales, con nombres muy tecnológicos y enérgicos, pero que al fin y al cabo suelen ser bastante parecidos). Cuentan con un drop de tan solo 4mm, perfecto para una zapatilla voladora de trail running.

Upper: Tiene aspecto asfaltero y está fabricado en rejilla con zonas termoselladas y con doble refuerzo en la puntera, pero sin refuerzo alguno en la zona del talón. Lógicamente, resulta muy transpirable, pero también permite la entrada de arena y de las odiadas piedrecitas. Tampoco os libraréis de la entrada de agua en las zonas húmedas.

Quizás en épocas más calurosas sea ideal por su transpiración y por el secado rápido en verano, pero en invierno puede ser problemático si entras en zonas de riachuelos, ya que tus calcetines terminarán empapados durante toda la sesión…, y eso es un problema (bastante común, por otra parte).

Cordaje y lengüeta: Carecen de ojales; a cambio, unas pequeñas tiras de tela hacen de paso para unos cordones planos y sin elasticidad. Aunque con estas Inov8 no nos ha pasado, nos hemos encontrado con varios modelos en los que este sistema ha colapsado, rajando una o varias de esas tiras, perdiendo ajuste y estabilidad. Si eres de los que aprietan mucho los cordones, es posible que te la juegues.

La lengüeta apenas sobresale del empeine, está acolchada sin exceso y cosida solo por la parte inferior, lo que provoca que se gire continuamente hacia un lado, aunque no llega a molestar.

Ajuste y comodidad: Se adaptan perfectamente a un pie estrecho y no parece que puedan agobiar a corredores de horma ancha. Además, el material de rejilla tiene un leve acolchado que hace que el ajuste sea cómodo y el pie se sienta bien sujeto.

Roclite290-03

Aunque son bastante cómodas en los primeros pasos, con el paso de los kilómetros y debido a su escasa amortiguación, se convierten en unas zapatillas duras y bastante molestas, por lo que las recomendaríamos para distancias de hasta media maratón. La plantilla, de unos 5mm de grosor, aporta algo de amortiguación al conjunto.

Durabilidad: Para nosotros, la mejor característica de estas zapatillas. A pesar de que algún lector se ha quejado de roturas prematuras, lo cierto es que para nosotros han resultado ser un todoterreno soportando todo tipo de entornos (algunos de ellos muy agresivos), manteniéndose prácticamente como el primer día. Nos ha sorprendido el poco desgaste de la suela, a pesar de haber realizado incluso algunos entrenos con grandes tramos de asfalto.

Además, el upper no presenta ninguna rotura, los cordones están intactos y la plantilla, una de las partes que solemos destrozar cuando cogemos velocidad en las bajadas técnicas, está en perfecto estado.

Precio: Las podemos encontrar por unos 115€, un precio por debajo de lo habitual en el mundo del trail, pero bastante en la línea de lo que nos viene ofreciendo Inov8 en el resto de sus modelos.

Roclite290-02

El test: Las hemos probado en entrenos de corta y media distancia, metiéndoles un total de 250 kilómetros por una gran diversidad de terrenos y podemos concluir que el agarre es muy bueno en casi todo tipo de condiciones, incluyendo zonas húmedas (roca mojada o barro). Realizamos varios tests de bajadas técnicas a gran velocidad y, en cuanto le cogíamos el punto a la zapatilla, podemos empezar a marcar buenos ritmos. Eso sí, en nuestro caso, hemos notado cada una de las piedras del camino. También hemos realizado alguna que otra carrera, como la Burriac Xtrem 15km, en una zona principalmente seca y con mucha roca, donde la zapatilla nos permitió mantener un buen ritmo.

Se trata de una zapatilla ideal para realizar aéreos, con un apoyo mínimo para salir impulsados hacia el siguiente paso. De lo contrario, si avanzamos con pasos cortos, nos vemos obligados a estar muy pendientes de los apoyos, ya que la inestabilidad le puede jugar una mala pasada a tus tobillos.

Sin embargo, cuando hemos tratado de incrementar la distancia de nuestras salidas hemos descubierto el lado menos amable de esta zapatilla. Para distancias superiores a 20 kilómetros hemos acabado con un dolor intenso en la zona plantar.

inov8-roclite-20

En definitiva, las Roclite 290 cumplen con lo propuesto. Son muy ligeras y muy rápidas, permitiéndonos volar en terrenos sencillos y distancias cortas. Es una pena que en terrenos con mayor dificultad técnica no estén la altura de lo que nos hubiera gustado encontrar, ya que su escasa estabilidad puede darnos más de un susto. Uno de los factores que mas afecta en este sentido es su upper asfaltero, que nos obliga a llevar la zapatilla bien apretada y a estar atentos en todo momento.

Se trata por tanto de un modelo para corredores rápidos que quieren disfrutar del trail running en distancias de hasta media maratón, con unas zapatillas que se adaptan a cualquier tipo de terreno mientras no sea demasiado técnico y con una gran durabilidad y agarre.

Rating: 8,0

  • Agarre: 9
  • Comodidad: 8
  • Durabilidad: 9
  • Amortiguación: 6
  • Ligereza: 8

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s