SALOMON SLAB SENSE ULTRA: Una zapatilla de Élite

Hoy vamos a desvelar todos los secretos de la zapatillas que Salomon ha desarrollado para los ultrafondistas de montaña, las S-Lab Sense Ultra.

Según la marca, esta zapatilla ha sido “desarrollada por y para la élite, ofreciendo un gran equilibrio entre sensaciones y protección”. Suena bien, ¿verdad? Te desvelamos qué hay de cierto y qué no. ¡No dejes de leer!

Como todos sabéis, cuando un producto de los franceses incluye la denominación S-Lab, significa que estamos ante un producto “top” de Salomon. No es raro encontrar a los “pros” de la marca llevando estos productos en competición y tampoco es un secreto que no son productos baratos.

Esta Sense Ultra es una zapatilla muy ligera (275gr), pero a la vez amortiguada y blanda, prometiendo resultar muy cómoda con el paso de los kilómetros.

Si queréis echarle un ojo al unboxing de este modelo, os lo dejamos el siguiente vídeo:

Para la prueba de estas zapatillas hemos tratado de enfrentarnos a todo tipo de terrenos y condiciones. La marca nos dice que son zapatillas “para la élite”. Nosotros vamos a responder haciendo lo que mejor sabemos hacer: meterles un saco de kilómetros para traeros un test de altura.

Suela y mediasuela: Contamos con una Contagrip con goma premium wet traction y mediasuela de EVA comprimida de doble densidad que la marca la define como “una entresuela de alto rendimiento que proporciona un retorno excepcional de la energía a la vez que una gran amortiguación y durabilidad”. También nos hablan del sistema Profeel Film para mejorar la estabilidad. Y todo ello con 8mm de drop.

A decir verdad, la amortiguación y el retorno de energía lo detectamos desde la primera salida. Se trata de una sensación de potencia en cada pisada muy notable, pero que puede ser contraproducente en senderos estrechos o con muchos giros, ya que debes adaptar tu técnica de carrera y saber utilizar bien los apoyos para evitar salirte del trazado. Aun así, la estabilidad es buena para una zapatilla con un sistema tan amortiguado.

El agarre deja que desear en algunos terrenos. El primer problema lo notamos en un entorno de pista de montaña con arena suelta y en subida, con esa incómoda sensación de pérdida de tracción, patinando a cada paso. Sin embargo, como dice la marca, es una zapatilla que se desenvuelve especialmente bien en alta montaña, siendo ideal para terrenos húmedos. Y es cierto que incluso con exceso de nieve y barro, responden perfectamente, manteniendo un buen agarre, estabilidad y comodidad.

Lengüeta y cordaje: Utilizan el cordaje característico de la marca: el Quicklace. Incluyen un bolsillo para guardar el sobrante de los cordones, algo que siempre se agradece. Siguiendo con los anglicismos, la lengüeta se ha sustituido por los sistemas Endofit y Sensifit, que podríamos resumir en algo así como el típico interior envolvente con un acolchado excepcional en la zona del collar. Lo cierto es que aporta una gran comodidad y estabilidad a la hora de correr y se agradece con el paso de los kilómetros y las horas, habiéndonos dejado realizar tiradas de hasta 45km sin problemas en nuestros pies.

Solo destacaríamos la dificultad de acceder al bolsillo para los cordones, ya que queda justo debajo del último ajuste y resulta incómodo; especialmente si te gusta ajustar en exceso, ya que prácticamente no quedará espacio.

Upper: De malla, transpirable y de “secado rápido”. La protección de la puntera es algo que hemos agradecido ya que en terrenos de mucha piedra nos ha aportado una muy buena protección.

Aunque destacamos que el secado no es tan rápido como nos lo pintan. Las hemos probado en las circunstancias más adversas que podíamos habernos encontrado, con exceso de nieve y torrentes de agua. En ambas ocasiones la zapatilla ha llegado a colapsarse y hemos acabado con los pies chorreando, pero no esperábamos que hicieran milagros. El problema es que en entornos no tan adversos el secado tampoco ha funcionado demasiado bien. En una tirada en un entorno de calor intenso, vaciamos literalmente un litro de agua sobre los cuádriceps que terminó parcialmente dentro de las zapatillas. Como resultado, nos tiramos unos 15 kilómetros con los pies húmedos. Eso sí, no aparecieron las temidas ampollas, aunque seguramente se deba en parte a que usábamos los calcetines Kimo de Hoko, que siempre son una apuesta segura.

Comodidad: Este sería, sin duda, el punto fuerte de estas zapatillas. No solo son cómodas, si no que la sensación se mantiene y se agradece tras el paso de los kilómetros. El pie permanece sujeto sin un cordaje agresivo y se agradece mucho la amortiguación que proporciona la zapatilla.

Durabilidad: Les hemos metido más de 450 kilómetros en todo tipo de terrenos, pero principalmente en entrenos de calidad a alta intensidad y dos carreras, con un total de unos 15000 metros positivos. La verdad que nos ha sorprendido que después de tanta caña las zapatillas mantengan un estado muy próximo al original en cuanto al upper, el cordaje o la plantilla.

En la otra cara de la moneda, tenemos la suela y la mediasuela. La parte que más ha sufrido ha sido la suela, que pronto empezó a perder sus propiedades, algo que siempre es un problema. En cuanto a la mediasuela también comenzó a marcar pliegues en el compuesto EVA, aunque no hemos apreciado una pérdida de rendimiento en este aspecto y es algo normal, no os asustéis. Es bastante probable que les haya afectado el tipo de terreno tan radical (piedra, roca húmeda, arena…) en el que hemos realizado la gran mayoría de los kilómetros.

Precio: 179,99€. Sin duda un precio alto, muy por encima de la media para zapatillas de trail. A cambio, sabes que estás armando tus pies con las mismas zapatillas que llevan los mejores; aunque ellos no tengan que pagar lo que cuestan. Además estás comprando zapatillas para rato.

El test: Es posible que en esta review no hayamos dejado ni un solo suelo por pisar; las hemos metido por terrenos de piedra, arena, hierva, barro, nieve, roca húmeda, agua… Hemos corrido por trazados de pista, senderos, caminos de alta montaña e incluso asfalto.

En cuanto a su comportamiento en los desniveles, la zapatilla se agarra bien a la roca en subida, aunque pierde algo de tracción en arena suelta. Cuando toca bajar por terrenos técnicos notamos cierta molestia en el tobillo por el contacto del material de la zapatilla (al ser de corte alto). Por lo demás, se agradece la amortiguación de la zapatilla cuando nos vemos obligados a utilizar en exceso el impacto con la zona del talón. Esa misma amortiguación no ayuda a alcanzar los ritmos que podríamos llevar con una zapatilla voladora. Pero ya sabéis… no se puede tener todo.

En resumen, se trata de una zapatilla para meterle kilómetros y disfrutar de la montaña, adecuada para entornos húmedos no muy técnicos y para corredores de peso medio/bajo. Podríamos decir que una zapatilla ideal para corredores rápidos de larga distancia y con un presupuesto contundente.

Destacamos su comodidad, amortiguación, estabilidad y, de no ser por la suela, destacaríamos también su durabilidad pero ya sabemos que si agarra bien dura poco. El agarre en algunos tipos de terreno es su mayor inconveniente, no pareciéndonos muy recomendable para zonas secas o muy técnicas, especialmente de roca o terreno arenoso. Sin duda, éste sería el punto a mejorar para una siguiente versión.

Rating (0-10): 7,6

  • Agarre: 6
  • Comodidad: 9
  • Durabilidad: 7
  • Amortiguación: 8
  • Ligereza: 8
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s