SALOMON SENSE RIDE: Una zapatilla, muchos tipos de terreno

Ya tenemos aquí la Salomon Sense Ride, una zapatilla que podríamos considerar la hermana pequeña de la S-Lab Sense Ultra, que también analizamos en Trail Hero hace unos meses. Se trata de una zapatilla que promete horas y kilómetros de disfrute por un precio algo más ajustado.

Hablamos de una zapatilla amplia y bien amortiguada, que parece ideal para entrenamientos de media y larga distancia. En las siguientes líneas te contamos qué nos ha parecido. ¡No dejes de leer!

Lo primero que pensamos al verlas fuera de la caja es que van a ser unas zapatillas cómodas. El grosor de su suela nos indica por donde pueden ir los tiros. En la mano nos da la sensación de que es algo pesada, pero revisamos las características y comprobamos que solo son 275 gramos; no está mal.

Como suele ser habitual todos los detalles están perfectamente cuidados y la suela Premium Wet Traction nos da buenas sensaciones. No vemos el momento de calzárnoslas para comprobarlo, así que nos lanzamos a la montaña para poner el cuentakilómetros en marcha.

Suela y mediasuela: Se trata de un conjunto de 8mm de drop, con suela Contagrip y mediasuela de goma EVA comprimida. Como es habitual, la marca habla de un montón de tecnología con nombres sofisticados: Premium Wet Traction, Energy Cell +, Vibe, Opal, lámina Profeel… No es que se trate solo de marketing, de hecho todos estos componentes están ahí y suelen tener un comportamiento que añade algún tipo de ingrediente al conjunto de la suela y la pisada, es solo que a veces los consumidores agradeceríamos que nos hablaran de forma que pudiéramos entender qué estamos comprando de forma más sencilla.

Nuestra conclusión es que se trata de una zapatilla con una amortiguación correcta, para nada exagerada, que nos proporciona un impacto adecuado y buena estabilidad, algo que nos permitirá poder meterle horas sin problemas. Destacaríamos por encima de todo la excepcional comodidad de esta zapatilla; hemos realizado tiradas entorno a los 40 kilómetros sin problemas y con una respuesta estable desde el primer al último kilómetro.

Además, el agarre es bueno en todo tipo de terrenos donde las hemos utilizado: senderos, roca, hierba, zonas húmedas o muy húmedas y barrizales.

Lengüeta y cordaje: Como viene siendo habitual en Salomon, en lugar de cordones tradicionales tenemos el Quicklace, un sistema de ajuste rápido que nos evitará hacer lazadas, pero seguro que ya lo conocéis. Solo diremos que contamos con un bolsillo para guardar el sobrante.

La lengüeta es de tipo envolvente, muy cómoda. Nos ha parecido que favorece la estabilidad (el anclaje viene desde la mediasuela) y sin duda se agradece con el paso de los kilómetros y las horas. El único “pero”, es que hemos notado más piedrecitas de lo normal cuando no lo hemos ajustado al 100%. Seguramente entren las mismas piedras que entran siempre, pero al ser un sistema tan ajustado, lo notamos absolutamente todo.

Upper: Cada vez que tenemos que escribir algo en este apartado nos echamos a temblar. El upper suele ser el causante habitual de la muerte prematura de las zapatillas que analizamos y nunca es agradable decir cosas negativas, aunque esté justificado. En este caso, nos encontramos con una malla que ha aguantado perfectamente los más de 500 kilómetros que les hemos metido durante la prueba.

Se trata de una rejilla transpirable “de secado rápido” que funciona correctamente, aunque ya decimos que la característica más destacable es lo bien que ha resistido hasta el momento. También nos ha gustado la protección de la puntera, imprescindible en terrenos muy pedregosos.

Comodidad: Para nosotros lo mejor de esta zapatilla. El pie se mantiene sujeto sin necesidad de utilizar un cordaje agresivo y la combinación de amortiguación y estabilidad es adecuada para poder meternos tiradas de varias decenas de kilómetros sin tener que arrepentirnos. Eso sí, la arena o cualquier piedrecita nos hará la vida imposible y a nosotros nos ha parecido que nos han entrado todas las que había en el camino.

Durabilidad: Nos han sorprendido, es la verdad. Después de ese más de medio millar de kilómetros, muchos de ellos por los terrenos más agresivos y en las condiciones más adversas, nuestro par sigue con un estado muy parecido al original, tanto a nivel de upper, de cordaje o de plantilla. La suela está algo desgastada, pero los tacos mantienen su estructura y agarre.

Precio: 129,99€ un precio dentro de la media para zapatillas de trail. A nuestro juicio, es una zapatilla que merece la pena y que nos aporta mucho por 50€ menos que su hermana la S-Lab Sense Ultra.

El test: Las hemos metido por terrenos de piedra, arena, hierba, barro, roca húmeda y agua. Excepto en nieve, las hemos metido por todos los sitios posibles. Hemos corrido por trazados de pista, senderos, caminos de alta montaña e incluso asfalto. Hemos realizado con ellas entrenos de calidad a alta intensidad, entrenos de volumen y dos carreras, una de ellas de 28 kilómetros. En resumen, dos meses de test con algo más de 500 kilómetros en el contador.

Las primeras pruebas las hicimos enfocadas a la estabilidad y amortiguación, realizando pruebas en circuitos de montaña con piedra suelta y terreno arenoso por senderos estrechos. Como ya os hemos adelantado, nos hemos sentido muy seguros con una amortiguación ideal, incluso en los desniveles técnicos. Tanto en subidas como en bajadas, la zapatilla se agarra bien a la roca y transmite confianza.

El primer problema lo encontramos con los entrenos rápidos, notando que es una zapatilla pesada que nos dificulta mantener ritmos altos. Por lo demás, comodidad y buenas sensaciones.

El segundo problema es la facilidad con las que entran las piedrecitas o la arena. Como ya hemos dicho, quizás no entren más de lo habitual, pero con una zapatilla tan ajustada, lo notamos todo. La mejor forma de evitarlo es tratar de ajustarlas correctamente antes de salir.

Para concluir, os diremos que las hemos utilizado en dos carreras de 21 y 28 kilómetros, mayormente por terreno muy seco, con mucha piedra y muy erosionado, donde han hecho gala de un agarre muy efectivo. En ambas ocasiones, las zapatillas han confirmado lo que ya habíamos comprobado en los entrenos anteriores: son estables y muy cómodas.

En resumen, nos ha parecido una zapatilla pensada para corredores de peso medio y para meterle kilómetros y disfrutar de la montaña en tiradas largas. Destacamos su comodidad y amortiguación, con una buena estabilidad y un gran aguante al paso de los kilómetros. A los corredores más veloces, puede parecerle una zapatillas algo pesada y blanda, pero con muy buena adaptación al pie y muy cómoda. Una buena alternativa a las S-Lab Sense Ultra.

Rating (0-10): 7,6

  • Agarre: 7
  • Comodidad: 8
  • Durabilidad: 8
  • Amortiguación: 8
  • Ligereza: 7

 

Anuncios

Un comentario en “SALOMON SENSE RIDE: Una zapatilla, muchos tipos de terreno

  1. Hola, os aconsejo adquirir un número mas de lo que soléis calzar. Yo compré un 1/2 número mas de lo que suelo calzar y me destrocé (grandes heridas) los tendones de Aquiles. Creo que la parte de atrás la tiene muy baja. Lleve las zapatillas a un reparador de calzados y me modificó las horma. Hice los 101 km de la legión en Ronda y las zapatillas respondieron muy bien.
    Por lo demás estas zapatillas van muy bien. Son resistentes a golpes y rozaduras, y lo que me ha gustado es que las suelas también son resistentes, no como las salomon speed croos 3, mejores zapatillas que la sense ride pero las suelas no te duran mas de 300 kms.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s